Rumbo a una Industria más Responsable

En un mundo globalizado y lleno de retos por venir, las industrias luchan por adaptarse y evolucionar hacia una producción mucho más sostenible con el medio ambiente y la sociedad. En el caso de la industria de la joyería (incluyendo relojería), si bien se han venido diseñando estrategias para actuar de manera más responsable y ética, aún hacen falta mayores compromisos por parte de las marcas, para lograr un cambio realmente significativo.

Comprometerse a mejorar las prácticas de sostenibilidad, implica una serie de desafíos por venir, que si se manejan de la forma correcta, nos pueden conducir hacia mejoras sustanciales en los diferentes campos de la producción, diseño y transparencia de la cadena de valor.

Acompáñanos en esta primera entrega de sostenibilidad para conocer un poco más de la extracción de diamantes a nivel mundial y su impacto en el medio ambiente.

La industria joyera ha sido objeto de fuertes críticas desde los años 90 debido al escándalo surgido a raíz de los “diamantes de sangre” en el que se sacaba a relucir el conflicto en zonas de extracción de piedras preciosas. Lo anterior, dejó en evidencia el impacto negativo de la industria sobre las comunidades y en general sobre los países en donde se extraían estos minerales, pues no había un conducto de trazabilidad de las gemas por parte de las marcas ni se hacían responsables de su cadena de suministro. Esto, se convirtió en un catalizador para reformar varios procesos que llevaron a reconfigurar la forma en la que las marcas obtienen su materia prima y que, llevaron dentro de otras cosas a crear un certificado llamado “Kimberly Process” con el que se certifican los diamantes libres de conflicto. 

Si bien desde ese entonces la implementación de políticas ambientales y sociales ha sido lenta, los consumidores hoy en día son más exigentes y están influyendo cada vez más para que se tomen medidas de fondo y se pueda llevar a cabo una transformación sustancial en el sector.

Según pudimos conocer en el reporte titulado “The Sate of Fashion” de la consultora McKinsey & Company con Business of Fashion (BoF), lo anterior ha llevado a que los grandes directores de las diferentes marcas vean el componente de sostenibilidad como una oportunidad de negocio para empezar a desarrollar con mucha más fuerza. Y no es para menos, pues se estima que para 2025 las compras influenciadas por la sostenibilidad representen entre el 20% y el 30% del total de ventas de joyería de alta gama, que en números absolutos equivale a 70.000 millones de dólares y 110.000 millones de dólares respectivamente.

Tras lo sucedido con la pandemia y la creciente importancia que cobran las políticas a favor del medio ambiente, las cadenas de valor y el aparato social, empezar a operar de manera sostenible se ha convertido en una fuerte ventaja para aquellas empresas que han sabido evolucionar y adaptarse a esta nueva economía de mercado.

Desafortunadamente, esta industria está lejos de ser sostenible y según se pudo constatar en el reporte previamente mencionado, por ejemplo, para extraer un quilate de diamante se deben mover 250 toneladas de tierra. Se estima que para 2025 se mueva el equivalente a 1,5 veces el Monte Everest para suplir con la demanda de diamantes proyectada. Además, pulir un diamante emite 160 kg de CO2/quilate, que según las proyecciones del reporte, estas emisiones en los próximos 5 años serán de 170 megatoneladas, equivalente a las emisiones de CO2 anuales de todo Singapur. Por último pero no menos importante, nos gustaría apuntar que en promedio un trabajador de diamantes puede ganar hasta 3 dólares por día dependiendo de la región, una cifra bastante precaria. 

Definitivamente, debemos seguir trabajando en pro del desarrollo sostenible de la industria de joyería global. En BAROQ entendemos y somos conscientes del impacto de la industria y por eso el 40% de la plata con la que hacemos nuestras joyas es reciclada de diferentes fuentes, trabajamos con proveedores con un compromiso claro y evidenciable en este pilar y además, apoyamos artesanos y joyeros 100% colombianos.

A continuación, un recuento de las ideas más importantes de este blog:

  1. La industria de la joyería ha sido blanco de fuertes críticas por su falta de control en sus proceso de compra de insumos y control sobre la cadena de valor. Si bien se han desarrollado estrategias y políticas para contrarrestar el daño medioambiental y social, todavía queda mucho por recorrer. 
  2. Los consumidores de hoy en día están mucho más informados y por consiguiente son más exigentes. Se empieza a ver una demanda creciente por productos responsables con la sociedad y el medio ambiente. 
  3. Cada vez se empieza a ver la sostenibilidad como una fortaleza para aquellas empresas que han sabido evolucionar y adaptarse a esta nueva economía de mercado. Este pilar se ha convertido en un real diferencial en las marcas. 

Si quieres conocer el impacto de la extracción de oro y plata en el medio ambiente, analizar cómo las prácticas de sostenibilidad presuponen un reto a los precios y márgenes de las marcas, te invitamos a estar atento al próximo blog BAROQ en la siguiente semana. 

Fuente: The State of Fashion Report - McKinsey & Company, Business of Fashion.

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados

Featured collection

Capítulo 1: La esencia de la simplicidad